14 de febrero de 2016

Ensalada de rabanitos con sus hojas, eneldo y cebollino

Los rabanitos: he aquí otra de esas verduras que, de creer a sus panegiristas, son una mezcla del bálsamo de Fierabrás, la panacea universal y la purga de Benito y que sirven tanto para un roto como para un descosido: desde el mayor remedio (sic) antienvejecimiento (no diré dónde escriben así) hasta, como no, prevenir y curar el cáncer. Pero es cierto que son ricos en vitamina C, magnesio, calcio y potasio, que tienen propiedades diuréticas... y que además están muy buenos. Hoy vamos a preparar con ellos una ligera, delicada y riquísima ensalada utilizando las hojas verdes de los rabanitos: su sabor ligeramente ácido y picante convierte esta sencilla receta, donde el eneldo y el cebollino añaden su toque fresco y aromático, en un acompañamiento ideal para un pescado a la plancha, por ejemplo. Por cierto, una cuestión que siempre despierta dudas es si deben pelarse. Y, como para todo, hay diversidad de opiniones. Parece que su piel acumula los pesticidas y fertilizantes químicos, por lo que en cualquier caso habría que lavarlos muy bien. Y por otro lado el color rojo de su piel se debe a la "presencia de antocianinas que forman parte de los polifenoles, y se definen como flavonoides fenólicos de los que cada día se van conociendo más propiedades interesantes". (Vea aquí un interesante artículo sobre la conveniencia de pelar o no verduras y hortalizas. Y es que lo que no se encuentre en la Red...) En fin, que a su gusto. En todo caso, elija al comprarlos los que tengan las hojas más verdes, frescas y lozanas.

Ingredientes para cuatro personas
Un manojo de rabanitos con sus hojas
Un ramillete de eneldo fresco
Unas ramitas de cebollino
Sal
Aceite de oliva
Vinagre de manzana

  • Separamos las hojas de los rabanitos y las lavamos muy bien al chorro suave del grifo. Dejamos escurrir y reservamos.
  • Lavamos igualmente los rabanitos utilizando un cepillito (un cepillo de dientes también sirve) para que queden bien limpios, los secamos (y si los vamos a pelar lo hacemos ahora). Los cortamos en láminas lo más finas posible y los reservamos.
  • Secamos las hojas y las cortamos en tiras.
  • Mezclamos en un cuenco las hojas con los rabanitos laminados y aliñamos con una vinagreta hecha con un buen aceite de oliva virgen extra y el vinagre de manzana (proporciones a su gusto, yo no soy muy amigo del vinagre, pero siga sus preferencias).
  • Finalmente, picamos muy fino el eneldo y el cebollino y lo añadimos a la ensalada, mezclando bien.


2 comentarios:

  1. Me encanta y la presentación muy buena. Ademàs hay que saber cuidarse. Claro que si!!! Felicidades!!!

    ResponderEliminar
  2. Esta ensalada me ha hecho recordar a mi mamá, a ella le encantan los rábanos y siempre me ha dicho que son muy nutritivos, cuando voy a verla por lo menos una vez a la semana hace una ensalada con ellos. Le voy a decir que también puede aprovechar las hojitas, seguro le gusta esta idea.

    Saludos!

    ResponderEliminar

Los comentarios son siempre bienvenidos. Gracias por dejar tu opinión.