5 de noviembre de 2014

Bacalao con níscalos y verduras

Aprovechando que todavía estamos en temporada de níscalos, vamos a preparar un plato muy sencillo, fácil de elaborar y muy completo, además de apetitoso. Los níscalos no sólo son uno de los hongos otoñales más ricos, que no deben confundirse con especies parecidas ni utilizar ejemplares viejos. Su carne, densa y muy perfumada, lo convierte en ingrediente ideal para guisos de carne. Puede preparase también a la plancha, o salteado con un poco de aceite y unos dientes de ajo, sado... Es una seta muy rica en vitaminas del grupo B, así como en hierro y calcio. Conviene limpiarla cuidadosamente, ya que puede tener parásitos. En lo que hace al bacalao, ya hemos hablado tanto de él en este blog que no vamos a insistir: sólo recordar que está muy, muy rico, y que aquí podéis ver una forma de desalarlo.

Ingredientes para cuatro personas
600 gr de lomo de bacalao en cuatro trozos
400 gr de níscalos
Dos cebolletas
Dos zanahorias grandes
Un pimiento verde grande
Dos patatas medianas
Un vaso de vino blanco
Un litro de caldo de pescado (sobrará)
Dos dientes de ajo
Dos hojas de laurel
Sal
Aceite de oliva

  • Ponemos a desalar el bacalao con tiempo suficiente, y cuando nos pongamos a prepararlo lo ponemos en una fuente o recipiente para que escurra bien.
  • Lavamos las verduras y las cortamos en juliana no muy fina. Pelamos las patatas y las troceamos en dados.
  • En una cazuela con un par de cucharadas de aceite doramos ligeramente los dientes de ajo pelados y troceados, retirándolos en cuanto empiecen a coger color.
  • En ese mismo aceite pochamos las verduras y las patatas, todo junto, durante unos diez minutos a fuego bajo.
  • Regamos con el vino, dejamos evaporar y cubrimos con el caldo de pescado. Salamos con cuidado, agregamos los ajos fritos y las hojas de laurel y dejamos hacer a fuego lento hasta que las patatas estén tiernas pero enteras. Cuide que no se queden sin caldo, pero no debe quedarnos un guiso demasiado caldoso.
  • Mientras, limpiamos cuidadosamente los níscalos, los troceamos y los salteamos en una sartén con un hilo de aceite, dejando que suelten el exceso de agua. Los añadimos a la cazuela de las verduras,  y dejamos hacer unos cuatro o cinco minutos más.
  • Comprobamos de sal y agregamos entonces el bacalao, y sin remover la cazuela dejamos otros ocho minutos. Apagamos el fuego, dejamos reposar un poco más y servimos con el bacalao sobre las verduras.

4 comentarios:

  1. Sublime...la receta y una fantástica explicación. Sólo queda aconsejar un vino acorde con tan delicado plato, blanco o tinto? Un abrazo. Por cierto, yo me pediría uno de Toro (por lo de la patria chica...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sonsoles, por tu gentil comentario. En cuanto al vino, aun respetando tu opinión, y olvidando una mala experiencia personal con el vino de Toro (que debía de ser de Mihura) yo preferiría algo menos agresivo: un Ribeiro blanco fresquito, cuyas notas afrutadas respetan y van muy bien (maridan se dice, ¿no?) con la sutileza de este plato. Creo. Un muiy cordial saludo.

      Eliminar
  2. Pues ni para ti ni para mi, este plato bien se merece un Albariño...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Va, venga, vale, que a mí me encanta el Albariño.

      Eliminar

Los comentarios son siempre bienvenidos. Gracias por dejar tu opinión.