8 de diciembre de 2014

Bizcocho de limón y speculoos

Hoy os invito a preparar un rico bizcocho al que vamos a añadir una de esas mezclas de especias de las que ya hemos hablado: el speculoos. (Vea aquí como prepararlo.) Su sabor, en el que destaca la canela, le hace muy adecuado para usarlo en repostería, que es como lo utilizan en Alemania, Holanda y Bégica, de donde es original. Allí lo ponen en esas galletas típicas de la Navidad llamadas precisamente Speculaas. Su carácter un tanto exótico convierte el tradicional bizcocho en un nuevo y exquisito regalo para el paladar. Algunos consejos para conseguir un bizcocho de premio: primero de todo, y muy importante, tener todos los ingredientes a temperatura ambiente; batir muy bien los huevos con el azúcar o el edulcorante elegido; añadir la harina, tamizada y mezclada con la levadura, pero no de golpe, sino poco a poco y según la vayamos mezclando; tener el horno precalentado a  unos 200º, bajarlo a 180º al meter el bizcocho y no abrirle durante la cocción para evitar que se baje. Y recordemos que lo esponjoso que salga nuestro bizcocho dependerá de cuánto batamos la mezcla: a más batido, más esponjoso. El tiempo de cocción depende, como suele ocurrir, del horno: alrededor de cuarenta y cinco minutos como mínimo y según el grosor del bizcocho, pero fíese de su experiencia y utilice el truco de pinchar en el centro para ver si el palito sale limpio. Pero recuerde: no abra el horno antes de que hayan pasado unos cuarenta minutos. Finalmente esperamos unos diez minutos más ya con el horno apagado, desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla para que pierda el exceso de humedad.

Ingredientes
170 gr de harina
175 gr de azúcar (puede sustituirse por el edulcorante que prefiera. En ese caso tenga en                                 cuenta la equivalencia de la capacidad endulzante del producto que use)
3 cucharadas de almendras molidas
3 huevos
70 ml de leche
70 ml de aceite de girasol o de oliva suave
1 limón
Un sobre de levadura tipo Royal
Una cucharada de speculoos

  • Precalentamos el horno a 200º.
  • Lavamos muy bien el limón, rallamos la piel que reservamos y exprimimos el zumo que reservamos también.
  • Batimos  en  un cuenco los huevos con el azúcar o el edulcorante elegido hasta que nos queden bien aireados .
  • Añadimos el aceite, la leche, las almendras molidas y el zumo y la ralladura del limón  y mezclamos batiendo bien de nuevo, debe quedarnos una mezcla lo más homogénea posible.
  • Mezclamos la harina con la levadura y el speculoos y lo vamos añadiendo, batiendo cuidadosamente para que se mezcle bien y no queden grumos.
  • Pintamos el interior del molde con aceite y lo enharinamos para evitar que se nos pegue, volcamos en él la mezcla, cuidando que no sobrepase las dos terceras partes del mismo, y llevamos al horno, bajando la temperatura hasta los 180º.
  • El tiempo de cocción, ya se ha dicho, dependerá del horno y del grosor del bizcocho, pero a partir de los cuarenta o cuarenta y cinco minutos podemos comprobar si ya está.
  • Retiramos el bizcocho del horno, esperamos a que temple y desmoldamos dejándolo sobre una rejilla para que suelte el exceso de humedad.

1 comentario:

  1. Te ha quedado espectacular, ahora mismo me comeria un buen trozo, tomo nota
    Saludos

    ResponderEliminar

Los comentarios son siempre bienvenidos. Gracias por dejar tu opinión.